Diseño Eventos Ferias Mobiliario Productos

¿Siguen siendo relevantes las ferias de Diseño? Previo a la Feria del Mueble de Milán

Miércoles 30 de Marzo de 2016 Publicado por Jorge Diego Etienne

Con la emoción de tener nuestro evento de diseño favorito, el Salone del Mobile a la vuelta de la esquina, no podemos evitar cuestionar la relevancia de una semana como tal en el contexto actual del diseño y la era digital en la que vivimos. Desde 1961, Milán y su feria del mueble se posicionó como el lugar para el diseño donde se conjugaba una industria empujada por empresas familiares, el talento local con un bagaje cultural-estético único y la calidad de artesano, oficio y tecnología. Todos estamos concientes que las cosas han cambiado para Italia y para todo el mundo, pero entonces ¿Porque sigue siendo relevante una feria de Diseño como el Salone del Mobile?

designaholic_milan-ferias-de-diseño-09

Todas las ciudades tienen su centro de convenciones, y siguen abriendo más ya que es una buena estrategia para atraer “turismo de negocios”. No nos podemos enfocar solamente al diseño, el mercado más “innovador” como los electrónicos de consumo son un gran ejemplo del impacto de una feria comercial. El Consumer Technology Association’s Consumer Electronics Show (CES) de Las Vegas es el epicentro de la tecnología aplicada al hogar y entretenimiento, y en 2016 atrajo a más de 170,000 profesionales de la industria. Austin por su lado tiene South by Southwest (SXSW), una serie de eventos que combinan música, cine e interacción (hablando de UX, apps, software, etc) que genera más de 200 millones de USD para la economía local cada año. Por naturaleza, las personas buscan hacer negocios con personas, ninguna plataforma digital puede sustituir lo que sucede en un evento de este tipo.

designaholic_feria-ces

Pero esos números no se comparan con Milán, que constantemente atrae a más de 300,000 personas durante la semana de la feria. Imaginen el chaos que vivimos en nuestro viaje de 2010 cuando un volcán en Islandia explotó dejando una nube de humo que detuvo el tráfico aéreo por más de 5 días, dejando nos varados en la ciudad por una semana más sin mucho que hacer y sin mucho dinero. La organización del evento y falta de unificación de todo lo que ocurre por la ciudad en esa semana ha generado críticas muy grandes por los visitantes y participantes.

Según la crítica del diseño Alice Rawsthorn, la feria de Milán ya se ha convertido en una celebración de marketing – más que de diseño, y así alimentando la percepción del diseño como una disciplina superflua. El chiste local es que el Salone del Mobile se ha convertido en el Salone del Marketing, y hay mil ejemplos de como los diseñadores estan alimentando marcas de lujo, automoviles, champañas, etc con sus nombres y diseños.

designaholic_milan-ferias-de-diseño-04

La realidad es que la ocasión la marca el mobiliario, pero la feria se ha vuelto escenario para mostrar mucho más que mobiliario, lámparas y accesorios para el hogar. Compañías de tecnología, materiales e innovación usan esta semana para hacer showcase de conceptos, investigaciones e instalaciones que abren la mente de las personas a nuevas ideas

Otros creativos utilizan la atención que brinda el evento, o la serie de eventos en esta semana para hacer un statement por medio de exposiciones, instalaciones y performances. El diseño como medio crítico existe en la misma semana que es criticada. Después de todo, este es el evento donde movimientos como Memphis y Droog salieron a relucir, pero la misma Rawsthorn argumenta que la relevancia cultural del mueble ha quedado atrás. Los nuevos diseñadores tal vez no tengan un discurso tan definido como aquellos movimientos, o tal vez es muy pronto para catalogar lo que estamos viviendo, pero el riesgo y experimentación de estos proyectos siempre es un highlight de la semana.  

designaholic_milan-ferias-de-diseño-11

Pero la feria ha atravesado por muchas crisis y a reflejado la respuesta de la industria a tiempos difíciles, que en general han pintado una nueva realidad para el evento. También los diseñadores han respondido a situaciones como la injusta dinámica entre diseñador/empresa, como en 2011 cuando se lanzó el #milanuncut en twitter ó recientemente el Beyond the New co-escrito por Hella Jongerius donde hacían una profunda crítica del panorama actual de la industria del diseño.

Milán sigue siendo el epicentro del Diseño donde las grandes compañías aprovechan para hacer sus grandes lanzamientos (y verificar la popularidad de los mismos antes de hacer una producción masiva) y donde los talentos emergentes de todo el mundo inundan cada rincón posible de la ciudad para probar la suerte en el terreno más competido esperando el milagro de que un Giulio Cappellini o Patricia Moroso los volten a ver y el sueño de un contrato por el 3% de regalías por la venta wholesale de su diseño.

designaholic_milan-ferias-de-diseño-14

Si extrapolamos la discusión y analizamos que difícilmente podemos denominar de origen un diseño, ¿que marca la diferencia entre las ferias o semanas de diseño en cualquier otra parte del mundo? Compañías Italianas con diseñadores de todo el mundo produciendo en China o Turquía han removido el término “diseño italiano” como un factor de decisión de compra como lo era antes. La logística y oferta de cada evento, así como su poder de atraer una buena combinación de expositores, compradores y diseñadores emergentes y consolidados al evento se ha vuelto la clave para su éxito. Hay ferias que han tomado un impulso enorme en la última década como el London Design Festival, Maison & Objet en Paris  y el IMM Cologne y el gran ejemplo de Nueva York que apalancado por ICFF reunió todos los eventos satélites, de todos los tipos, en una sola marca NYCxDESIGN impulsada por la ciudad, respaldada por entidades culturales y comerciales importantes y aprovechada por todos. 

designaholic_milan-ferias-de-diseño-13

No podemos dejar a un lado que Milán es un punto importante en el calendario de todas las personas involucradas en el Diseño, y un espacio para volver a entrar en contacto con colegas, clientes y prensa. Es una semana donde la gente piensa, come y sueña diseño sin parar, y la sed de hacer negocio motiva a todos los involucrados a dar lo mejor de sí en ella. Este año será su edición 55 y creo que si quieren contestar la pregunta tienen que asistir y vivir la experiencia, al menos una vez en su vida (aludiendo a la peregrinación de la Mecca).

¿Siguen siendo relevantes las ferias de Diseño? Por supuesto que sí.

Comparte este artículo:

Publicidad

Reciente

Relacionado