Diseño Mexicano

La experiencia de participar en el taller The Chair that Rocks

Miércoles 4 de Enero de 2017 Publicado por Equipo Editorial

 

Durante los días 11 al 18 de diciembre, se llevo a cabo el Taller Decembrino de Diseño de Producto dentro de la iniciativa THE CHAIR THAT ROCKS impartido por José de la O en Tlacotalpan, Veracruz, el cual pretende vincular el diseño contemporáneo con los artesanos locales.

Fotografía por: Mario Cruz Terán

Como reflexión de esta experiencia, Bettina Hagg y Gerardo Soler nos compartieron que les ha permitido generar un criterio más amplio acerca del proceso de diseño, debido a que se encontraban en un panorama diverso al que como diseñadores industriales no se suele estar acostumbrado.

Fotografía por: Mario Cruz Terán

Para el taller les permitió generar propuestas de producto con una mayor sensibilidad, partiendo por conocer la historia e importancia del barro y el cedro rojo en la región, de los cuales diseñaron un producto de cada material, así como a los artesanos expertos en su oficio heredado de varias generaciones y también al participar en la extracción del barro desde el río, entendiendo por completo su proceso de inicio a fin.

Fotografía por: Antonio García Girón

En todo este desarrollo se vieron involucrados diversos factores para su realización, desde las limitantes al diseñar que el mismo material contaba, así como la experiencia y diversas costumbres en el oficio de los artesanos que trabajaban a la par para construir los productos.

Fotografía por: Antonio García Girón

Todos los resultados se pudieron llevar a cabo gracias al idear colectivo, mediante el diálogo diseñador-artesano, donde algunas veces los diseñadores debían ceder a escuchar como si se podría generar la forma y los artesanos escuchaban y comprendían nuevos conceptos que podrían atribuir a sus procesos ya dominados.

Fotografía por: Mario Cruz Terán

De la mano a esto, se trató un poco acerca de saber escuchar al material que se trabajaba, hasta que grosores y formas se pueden generar con el mismo material para que siga siendo funcional a lo planeado y la paciencia fue un punto elemental que se debía tener para lograr un buen resultado.

Fotografía por: Mario Cruz Terán

Para Gerardo y Bettina, más que el resultado que obtuvieron de todo el proceso de diseño, se llevan consigo la concientización al comprender el alto valor del oficio de un artesano, al lograr piezas de gran calidad con las herramientas que tienen a la mano y esperan haber logrado generar en ellos un impacto positivo. Además, se han quedado muy contentos con las nuevas amistades las cuales les han generado un enriquecimiento tanto en su persona como en su profesión, al escuchar sus diversos pensamientos y panoramas de trabajo, lo cual les ha permitido seguir trazando su camino profesional a futuro, teniendo claro que el diseño colectivo y abierto a trabajar con diversos oficios siempre será un enriquecimiento mutuo.

Fotografía por: Mario Cruz Terán

 

Más info:
www.thechairthatrocks.com

Comparte este artículo:

Publicidad

Reciente

Relacionado

Tienes algo que decir de: "La experiencia de participar en el taller The Chair that Rocks"

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Sé el primero en comentar.