Diseño

Darse el lujo por César Villegas

Lunes 27 de Marzo de 2017 Publicado por Equipo de Redacción

 

Actualmente me encuentro terminando la carrera de Diseño Industrial, a través de ella me he dado cuenta de que mi objetivo principal como diseñador es crear la mejor experiencia posible a través de un producto o servicio. Apreciar el valor de las cosas como diseñadores es nuestra responsabilidad, entender el ciclo de vida de cualquier producto que desarrollemos. Algunos de estos productos pueden ser o no lujosos. El lujo suele ser un dilema de interpretación y a su vez, quien sea el creador de los productos puede ser responsable de grandes problemas éticos, todo depende de su realización. Mi intención es el de analizar al “lujo” y sus consecuencias éticas. Usaré algunas definiciones y ejemplos de casos recientes para justificar argumentos que estén en pro o en contra del lujo.

“Un lujo verdadero es una recompensa que surge como consecuencia de haber adquirido y desarrollado una verdadera inversión”, esto es lo que define como “lujo” Robert Kiyozaki en su libro titulado “Padre rico, padre pobre”.1 El libro da diferentes vistas respecto al manejo del dinero. Esta cita ejemplifica que en base a una buena columna de activos y un poco de espera, su esposa pudo comprar un Mercedes-Benz del año, lo cual le trajo una satisfacción personal muy grande. Sus activos estaban basados principalmente en la renta de propiedades que ella tenía sin uso, por lo que lo considera como un aprovechamiento adecuado de los recursos que ella dispone para generar ingresos y una forma honesta de hacerse de un lujo.

El concepto de altos precios en esta sociedad mexicana suele relacionarse con Lujo. Dentro de algunas definiciones, la Real Academia Española afirma:

 

lujo. (Del lat. luxus).

3. m. Todo aquello que supera los medios normales de alguien para conseguirlo.
caro, ra. (Del lat. carus).
1. adj. Que excede mucho del valor o estimación regular.”2

Entonces, si hacemos un esfuerzo superior al de los demás para conseguir lo que queremos, pagar una cantidad elevada de dinero, ¿es considerado un lujo?, ¿Qué tal si quiero unos zapatos “caros”?

“El estatus de “hecho en Italia” es el alma de Tod’s. El hecho de que los mocasines de Tod’s son cortados, ensamblados y cosidos en la capital de los zapatos de Italia, la región de Le Marche, con técnicas transmitidas a través de generaciones de la familia Della Valle, justifica sus precios de US$400 y más… Para nosotros es importante explicar la calidad, el lujo y moda en los nuevos mercados que no han definido su concepto de artículos de excelencia”3 , acabamos de leer un fragmento de entrevista hecha a Diego Della Valle, presidente ejecutivo y miembro de la familia fundadora de Tod’s, fábrica tradicional de mocasines, cuya técnica artesanal y calidad le han otorgado prestigio a nivel internacional. Es interesante su punto de vista respecto a sus productos, acepta su elevado precio, pero indica que uno de los objetivos de su marca es el de explicar lo que “artículo de excelencia” significa. Della Valle da a entender en esta entrevista que hay varias sociedades que aún no ha logrado conceptualizar la excelencia. Los mocasines por los que la marca se dio a conocer, son fabricados por artesanos que cuentan con excelentes ambientes de trabajo, sus materiales y acabados tienen una calidad impecable y además cuentan con la cantidad de elementos básicos para hacer un buen zapato, no excede o saturan a sus productos de detalles innecesarios, este es un producto de calidad superior que es digno de su precio.

Por otra parte, tenemos el caso de marcas de “lujo” que están dispuestos a contratar ensambladoras que tienen como obligación cumplir las demandas de la marca misma. Probablemente este caso no haya sido tan sonado como al otro extremo del mundo, donde en provincias de China se establecen este tipo de empresas y los habitantes al no tener alternativas de ingresos, son subcontratados y explotados. Me refiero al caso de de “Apple” y su relación con ensambladoras chinas.

Una investigación llevada a cabo por diversas agencias ambientalistas internacionales, se enfocan en investigar a diversos proveedores. Tras varios análisis que se hicieron en algunos ríos y lagos localizados cerca de varias fábricas de distintas provincias, se encontraron altos niveles sedimento en el agua que mucha gente utilizaba como potable. De entre los sedimentos destacan altos niveles de cobre y níquel, de ellos se llegaba a encontrar hasta 192mg de sedimento por cada litro de agua examinada, 5 veces más que la aceptada por uno de los reglamentos ambientales del país.

Un caso se da en la provincia de Kunshan. Las fábricas “Kaedar Electronics” y “Unimicron Electronics” se ubican dentro de una zona residencial, e incluso a escasos metros de un kindergarten. Residentes ya habían reportado la emisión de gases que irritaba la garganta y que al momento de ser expulsados, temían dejar las ventanas abiertas pues en caso de ser así, despertaban a medio ahogarse mientras dormían. La escuela reportaba que varios de sus alumnos al momento de estar estudiando sufrían de dolor de pecho al percibir un extraño aroma que provenía de las fábricas. Al poco tiempo la investigación llegó a su punto más dramático. Varias mujeres mayores de la provincia Kunshan, espontáneamente tomaron botellas de plástico y las llenaron de agua de su río. Se pusieron de rodillas y en su lengua natal les dijeron a los investigadores “Les rogamos, ¡Por favor ayúdenos!” Todas lideradas por Zhu Guifen, mujer a la que le habían removido su estómago debido a un cáncer gástrico. Las mismas mujeres les entregaron reportes oficiales que documentaban el aumento de muertes y casos por cáncer en el hígado y estómago, entre otros.

Casos de este tipo se dan con diferentes proveedores. Apple cuenta con un reglamento con sus proveedores en los cuales se estipulan las horas máximas de trabajo, condiciones laborales, ambientales, etc. Y si el proveedor no cumple, recibe multas considerables, pero a pesar de ello, la agencia que se dedica a hacer este tipo de evaluaciones la FLA (Fair Lavor Assosiation) ha mostrado resultados contradictorios a los de las agencias ambientalistas que realizaron la investigación antes mencionada.4 Demostrando que ni siquiera en este tipo de asociaciones se puede confiar gracias a su corrupción, poniendo en duda la ética profesional de Apple, todo por mantener a clientes del otro lado del mundo satisfechos con productos que no son indispensables y provocando el desarrollo una sociedad “nomofóbica”5 a coste del bienestar de otros.

También en contraparte al lujo tenemos la opinión del diseñador Bruno Munari.

“El lujo es una manifestación de la riqueza incivil que quiere impresionar a quien se ha quedado pobre. Es la manifestación de la importancia que se le da a todo lo exterior y revela la falta de interés por todo lo que es elevación cultural. Es el triunfo de la apariencia sobre la sustancia…El lujo es pues la utilización impropia de materiales costosos sin mejorar sus funciones. El lujo es una necesidad para mucha gente que quiere tener una sensación de dominio sobre los demás. Pero los demás si son personas civiles saben que el lujo es ficción, si son ignorantes admiraran… Pero, ¿a quién le interesa la admiración de los ignorantes? Quizás a los estúpidos.”6

Munari de verdad creía que el lujo no era un problema de diseño, el diseño debería de estar en enfocado en crear o mejorar los objetos, y esto solamente se podía hacer en base a su funcionamiento. Es mejor seleccionar los materiales adecuados para que un grifo de una mejor calidad de agua, en vez de hacerlos de oro.

 

Tenemos que el lujo puede darse tras un buen esfuerzo y un poco de espera, por lo que puede considerarse una recompensa de un arduo trabajo, mientras el trabajo sea honesto y ético, me alegra el saber que esa persona pueda darse el lujo de cualquier cosa y además emplear o beneficiar a más personas con su inversión. Es necesario conocer el verdadero valor de las cosas y reconocer a las empresas que hacen sus labores de manera ética para poder entregar un producto de excelencia y a un costo justo que refleje el verdadero trabajo y sacrificio de materias primas detrás.

El mal uso de materiales en algún producto lo considero un desperdicio, pero creo que la estética de los productos también forma parte de una experiencia al momento diseñar, el uso moderado de recursos para acentuar la belleza de los objetos es tolerable.

No es ético el tener que usar los recursos de otros poblados para poder cumplir nuestros caprichos. Hay que identificar los productos de excelencia y aceptar el precio de los mismos. Tomar conciencia de que nosotros pagamos muy barato un producto lujoso, a final de cuentas pagamos con la invención más común y corriente del ser humano, el dinero. El verdadero precio lo están pagando personas con sus recursos naturales, con su medio ambiente, con su salud, con sus vidas.

 

En alguna ocasión escuche, “El costo verdadero de cualquier cosa, es la cantidad de vida que uno desee invertir en conseguirlo”.

¿Realmente queremos invertir nuestras vidas en destruir vidas?

 

Entrada escrita por César Villegas el 20 de mayo del 2014.

 

REFERENCIAS

  1. Kiyosaki, Robert T.. Rich Dad Poor Dad. Warner Books 1st print., May, 2000. ed. New York: Warner Bros. – Cashflow Technologies, Inc., 2000.
  2. 2. Diccionario de la lengua española. 22. ed. Madrid: Editorial Espasa Calpe, 2001.
  3. Della Valle, D. (2010, noviembre 04). Entrevistado por Passariello C [entrevista personal]. En los zapatos Tod’s, la clave es ser ‘hecho en italia’, NY. Extraido de http://www.lanacion.com.ar/1321436
  4. Friends of Nature Institute of Public, & Environmental Affairs., Green Beagle, & Envirofriends. (2011). The Other Side of Apple II. Pollution spreads through Apple’s supply chain. Extraido de Zotero. https://www.zotero.org/
  5. Cabezas Torres A. (2011). Nomofobia. Revista Educar. http://media.wix.com/ugd/  
  6. Munari, Bruno. ¿Cómo nacen los objetos?: apuntes para una metodologia proyectual ́ . ed. 2011. Barcelona: Gustavo Gili, 20061983.

 

D.I. César Villegas

César Villegas es diseñador industrial que actualmente radica en León, Gto. Labora como jefe de diseño en una empresa dedicada a fabricar empaques y embalajes especializados para la industria automotriz y es dueño de su propia maderería industrial.

Antes de graduarse, decidió generar experiencia profesional lo antes posible. Ser practicante y jefe de producción de Cooperativa Panorámica, le permitió experimentar con las distintas propuestas de diseño que cada miembro aportaba, colaborar brevemente en proyectos independientes con algunos de los diseñadores de la cooperativa mencionada y sintetizar una perspectiva de diseño diversificada. Posteriormente se posiciona como diseñador de tiempo completo en el estudio de Joel Escalona y participó activamente en proyectos que actualmente se comercializan a nivel global.
Síguelo en Facebook | Twitter | LinkedIn | Instagram

Comparte este artículo:

Publicidad

Reciente

Tienes algo que decir de: "Darse el lujo por César Villegas"

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Sé el primero en comentar.