Diseño

Impresiones: ¿Qué es ser un diseñador?

Miércoles 19 de Julio de 2017 Publicado por Mariana Loaiza Félix

¿Y qué hace un diseñador? Una pregunta con la que todos nos hemos topado. Te la hacen tus amigos, tus papás, tu abuela o cualquiera que no esté involucrado en el mundo del diseño. Y la respuesta no es fácil. Tu primer instinto es decir que un poco de todo. Y no es completamente falso, porque el diseñador no es un ser humano sentado en un escritorio dibujando sillas todo el día, no, el diseñador es una persona que se hace las preguntas correctas para resolver problemas actuales.

Pero sigue siendo una respuesta muy general para responderle a tu abuelita de 70 años. ¿Qué hacemos entonces? Claro, a veces hacemos sillas, pero hay todo un proceso detrás que nos lleva a poder materializar nuestras ideas de manera correcta.

Los diseñadores somos investigadores profesionales. Nos volvemos expertos en los temas que nos conciernen en un proyecto. Si diseñamos un reloj, tenemos que entender cómo funciona. Lo mismo que diseñar una bici. Leemos un manuales y diagramas, vemos una infinidad de videos en YouTube de cómo armar y desarmar tu bici en casa, vamos a visitar talleres, entrevistamos a gente que las usa, nos subimos a una y la usamos por toda la ciudad.

La fase de investigación es sin duda una de las más importantes en el proceso de diseño, aunque tal vez la de menos glamour. El proyecto comienza desde que te sientas a investigar que han hecho las demás personas en el mundo, contra que estás compitiendo. Entender el material y los procesos. Comprender a tu cliente. Descifrar la necesidad real. No puedes resolver un problema si no lo conoces a fondo.

Los diseñadores cristalizamos ideas. Congelamos pensamientos y momentos utilizando lo que tengamos a la mano. Dibujamos en nuestras bitácoras (o en el reverso de un ticket), tomamos fotos y videos, escribimos hojas enteras, o una sola palabra, hacemos diagramas complejos o simples garabatos. Hacemos modelos complejos o hacemos maquetas de papel. Con tal de que nos permita plasmar nuestras ideas.

Claro, el dibujo es un método bastante eficaz para plasmar ideas, pero no es el único. Hacer mapas mentales, diagramas, un banco de palabras o un párrafo son bastante útiles para apaciguar el caos en nuestras mentes. No hay que subestimar el poder de las palabras.

Los diseñadores analizamos. Analizamos los objetos que nos rodean. Los observamos, los tocamos, los cuestionamos hasta que entendemos la razón detrás de su forma y su función. Observamos a las personas que nos rodean. ¿Qué hacen? ¿Qué dicen? ¿Cómo lo hacen? ¿Se divierten? ¿Se frustran? ¿Qué piensan?

Pero más que nada, los diseñadores cuestionamos la situación en la que vivimos, la conocemos para así poder cambiarla. Mejorarla. ¿Por qué las cosas son así? ¿Qué función cumplen? ¿Cómo se crea esto? ¿Puede ser mejor? ¿Más fácil de producir? ¿Más amigable al usar? Si nadie hubiera cuestionado los objetos de hace cien años, de hace diez, lo más probable es que yo no estuviera sentada en la silla donde estoy escribiendo esto ni ustedes observando las pantallas frente a ustedes.

Los diseñadores somos todos aquellos que nos hacemos preguntas sobre nuestra actualidad para así poder mejorarla.

 

Comparte este artículo:

Publicidad

Reciente

Tienes algo que decir de: "Impresiones: ¿Qué es ser un diseñador?"

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Sé el primero en comentar.