Arquitectura Diseño Diseño Mexicano Mobiliario

La restauración del Museo del Chopo

Martes 14 de Septiembre de 2010 Publicado por Equipo Editorial

La vida de este edificio no ha sido fácil, con varios dueños, algunos abandonos y mucha polémica, pero el pasado mayo se re-abrieron las puertas del Museo del Chopo después de una restauración a cargo del arquitecto Enrique Norten.

Despues de albergar una exposición en Alemania, la estructura fue desmontada y enviada a México en 1902. Aquí se edificó en la colonia Santa Maria la Ribera y albergo una exposición de arte industrial Japonés antes de pasar a formar parte en1909 de la Secretaria de Instrucción Publica y Bellas Artes que lo utilizaría para festejar las fiestas del centenario de la independencia antes de convertirlo en el Museo de Historia Natural en 1913. En 1929 paso a manos de la UNAM y continuó con su función de museo hasta 1964 cuando fue abandonado. En 1973 fue retomado como un centro cultural y el Chopo que comúnmente conocemos nació, albergando talleres, eventos musicales y el famoso tianguis en su exterior.

En el 2007 comenzó la restauración, con la cual Enrique Norten pretendía conservar la estructura exterior e “invadir” su interior con una edificación moderna que lograra los estándares de calidad internacionales para las exhibiciones.

El resultado es un dialogo entre el art noveau y la arquitectura contemporánea de Norten, la armadura de metal y la inserción casi flotante, dándole una nueva vida por medio de la funcionalidad a este espacio cultural.

El diseñador industrial Mauricio Valdes (ganador del premio Red Dot) participó en el proyecto diseñando la silla Trio. Esta silla de plástico rotomoldeado tiene un interesante diseño que permite que sea utilizada de varias formas.

Ya tuve la oportunidad de sentarme en una y me pareció genial; resistente, práctica y visualmente interesante. Las utilizadas al interior del museo son blancas y las del exterior tienen un verde brilloso.

Al final del día, con todas y sus polémicas, la restauración del Chopo pone en claro la necesidad de preservar los edificios como espacios funcionales y con vida. Un edificio intacto y abandonado es difícil que sobreviva.

+Mas info
Museo del Chopo
Enrique Norten
Mauricio Valdes

 
¡Viva México!

Comparte este artículo:

Publicidad

Reciente

Relacionado

Un comentario en “La restauración del Museo del Chopo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Este injerto de Norten solo muestra cuan lejos puede llegar la megalomania de un arquitecto quien hace a un lado completamente el respeto a los monumentos historicos cuyo valor radica precisamente en su historicidad. el capricho de Norten, llego tan lejos que logro “convencer” para que lo dejarán hacer su propio edifio adentro del edificio, en esto no hay ninguna integración daba lo mismo que lo hubiesen hecho fuera del edificio y eso es una obviedad.