Diseño Social + Sustentable

El debate del diseño humanitario

jueves 29 de julio de 2010 Publicado por Equipo Editorial

Una discusión muy interesante surgió en la web recientemente con personalidades muy reconocidas debatiendo acerca de lo legitimo de la nueva camada de diseñadores haciendo proyectos humanitarios.

Todo comenzó con el post de Bruce Nussbaum y su critica un poco irresponsable del trabajo de compañías como Frog Design, IDEO y organizaciones como Project H. Su post «Is Humanitarian Design the New Imperialism? Does Our Desire to Help Do More Harm Than Good?» en Fast Company causo muchas reacciones, la primera fue la contundente Emily Pilloton que encabeza Project H con “Not All Americans Are Leaving the Country to Do Good».

Eventualmente muchos más dieron sus criticas y respuestas al plantamiento de Nussbaum, quien se disculpo en «Do-Gooder Design and Imperialism, Round 3: Nussbaum Responds» pero no pudo cerrar la conversación. Inclusive Robert Fabricant, responsable del aclamado Project Masiluleke de Frog Design, respondió en «In Defense of Design Imperialism».

Vean la recopilación completa del debate Humanitarian Design vs. Design Imperialism: Debate Summary en Change Observer.

En mi opinión, todos estos nuevos proyectos sociales de diseño están siendo un parte-aguas para la disciplina del diseño, llevándolo a lugares con verdaderos problemas e intentando solucionarlos de maneras creativas. Obviamente, al ser los primeros en explorar este tipo de situaciones, han tenido muchos problemas y muchas cosas de que aprender, pero están haciendo “algo”.

Un claro ejemplo de una buena iniciativa con problemas de ejecución es el “One Laptop per Child”, una computadora idealmente de 100 dólares para niños de países en desarrollo. Diseñada por Yves Behar y ganadora de muchos premios de diseño, esta iniciativa al mismo tiempo ha sido muy criticada, pero el hecho que este luchando por conseguir un objetivo es digno de admirarse. Aquí un video de la OLPC en Colombia.

Exhibiciones como “Design for the other 90%” han dado difusión y apoyo a estas iniciativas, existen premios y grants para las ONGs que están abordando diferentes problemas por medio del diseño. Debate o no debate, el diseño humanitario es una digna causa y tenemos que apoyarlo y ver los diferentes ejemplos para aprender de ellos y eventualmente crear nuestras propias ideas para aportar a nuestras comunidades y país. Vaya que lo necesitamos en México.

Comparte este artículo:

Publicidad

Reciente

Relacionado